Me siento feliz al saber que vivo en un país donde la reina yogui se escribe mensajes para dar apoyos a un imputado de las tarjetas black. Me encanta leer como en ese chat se comenta que España es un país difícil. Me entusiasma saber que se preocupan por los demás. Son campechanos. Son buena gente. La prensa lo sabe y por ello no quiere informar apenas del tema. Ellos están muy ocupados salvando la unidad del país y preocupados por lo que le pueda pasar a la infanta y a su marido. Si pudierais saber que se sienta al soportar la carga de la nobleza quizás no la criticaríais, ya que toma mucho esfuerzo el aparentar que eres útil cuando eres totalmente prescindible. La noticia que si ha trascendido es que se va a investigar cómo han llegado ahí los mensajes, ya que atentan contra la intimidad de las personas y eso es intolerable.

amigo-yogui

Aquí podemos ver como el compi Yogui se despide de la justicia española.

Si no fuera porque Pablo Iglesias está muy ocupado haciendo negocios en Irán y Venezuela, estoy seguro que habría sido el culpable de esa filtración. Tiene razón Javier López Madrid cuando dice que es un país difícil. Así que para entender la situación política española actual me la imagino de una manera visual y me es inevitable pensar en una cama redonda donde retozan Pedro Sánchez y Rivera. Y como si de una película pornográfica se tratara aparece por la puerta Pablo, que iba a ser el nuevo ligue de Sánchez, pero que ahora se siente traicionado y no solo eso, sino que además le dicen que se una a la fiesta. Faltan manos, rabos, pelotas y diputados para formar gobierno. Rajoy solo es un voyeur en esa habitación, sabe que ni él ni ninguno de ellos va a lograr lo que quiere. Solo tiene una pastilla azul y no la quiere usar con ellos, prefiere esperar a un nuevo encuentro.

cama redonda

Las sábanas las ha elegido el que tiene más diputados de los dos.

Y para finalizar me gustaría hablar de Jeremy Meeks. Quizás ninguno de vosotros sepáis quien es, pero está teniendo su particular momento de fama ahora mismo por salir de la cárcel. Nosotros tenemos a la Pantoja y ellos tienen al que consideran el preso más guapo. ¿Es necesario darle eco mediático a un delincuente simplemente porque sea atractivo? Al señor Meeks no le ha salido más la historia, tiene ofertas por doquier para ser modelo y actor. La gente puede pensar que la vida le está dando otra oportunidad, que EEUU es el país de las oportunidades, pero no olvidemos lo obvio, si ese hombre hubiera sido lo que los cánones estéticos consideran feo quizás volvería a delinquir. La gente guapa es mejor, los reyes son campechanos y Pablo Iglesias debería dejar de traficar con armas con Irán para crear un gobierno renovado y de cambio.

jeremy

La mirada Blue Steel de Zoolander no tiene nada que envidiar a la de este ex convicto.

El mundo podría ser un lugar maravilloso sino hubiera gente en él.